jueves, 2 de abril de 2015

La música como espectáculo

La música ha sido a través del tiempo una de las herramientas que ha tenido el hombre para expresar las emociones. Como arte ha estado presente en todos los acontecimientos importantes por lo que ha pasado la humanidad, siendo muchas veces un elemento distintivo de toda una época.
Antes del siglo XVIII la música era la modalidad por excelencia de los espectáculos públicos y se podía clasificar de acuerdo al momento y su función en:
  • Música de cámara: Se interpretaba por pequeños grupos en espacios reducidos como recibidores o salones. Generalmente los músicos podían verse el uno a otro y no necesitaba un director para conducir su ejecución.
  •  Música eclesiástica: Estaba relacionada a algún evento religioso por lo que se desarrollaba casi siempre durante la celebración de misas en las iglesias y fundamentalmente podían ser cánticos o himnos interpretados por coros de artistas.
  • Música teatral: Se desarrollaba en medio de la puesta en escena de una obra de teatro o una ópera y generalmente necesitaba una cantidad relativamente mediana de músicos, gran variedad de instrumentos y un director.
Con el paso de tiempo y el surgimiento de nuevos artistas y compositores otros géneros aparecieron o pasaron a consolidarse dentro de la música, creando nuevos eventos sociales para el disfrute de la música.  Aunque existen varias clasificaciones estas son las popularmente más conocidas y referenciadas tanto por los músicos como los aficionados.
  • El ballet: Obra interpretada por artistas que emplean su cuerpo para transmitir una sucesión de eventos acompañados generalmente por una gran sinfónica de músicos. Caracterizada por una puesta en escena muy estilizada y un inmenso contraste visual y acústico.
  • Los conciertos: Conjunto de músico que tocan al unísono como componente fundamental del espectáculo. Principalmente desde la época barroca se caracterizó por la orquesta acompañando a un músico principal que sobresalía acústicamente por sus notas y que guiaba el desarrollo de la obra, aunque en la actualidad no siempre es así y existen varias modalidades.
  •  Ópera: Incluye una puesta en escena generalmente con un alto componente dramático donde mediante el canto, la música, las artes escenográficas, los vestuarios y muchas veces la poesía construyen una obra generalmente poco común.
  • Sinfonía: Se identifica como la cumbre de las artes musicales por el alto grado de dificultad que supone al integrar varias decenas de músico completamente armonizados y con una amplia gama de tonalidades, para lo cual es absolutamente necesario un director que guíe los actos.
Aunque en la actualidad son muchos los géneros musicales que atraen a millones de fanáticos que asisten a las interpretaciones, siempre prevalece el lugar de aquellas modalidades consideradas como clásicas y que han trascendido en el tiempo, siendo el plato fuerte de los principales y más prestigiosos escenarios del mundo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario